Comunidad Jus, Editores, Editores y libreros, JUS, Opinión, Opinión

¿Que hacer para ser publicado?

Sitos que ayudan a los escritores… a escribirEsta pregunta me la hacen a diario muchos escritores, desde los que tienen frente a sí su primera obra, hasta los que, en ocasiones, ya cuentan en su haber con diez o más obras, pero que no han logrado publicarlas.

Escribir no es algo que se decide de un día para otro: más que un oficio es una compulsión que, al menos al principio del proceso, no se realiza de manera metódica.

Se requiere mucha voluntad, esfuerzo, dedicación y en muchos casos sacrificios inmensos que incluyen pasar las noches en vela, o no poder estar junto a la familia, o dejar de lado las vacaciones o los fines de semana, que todos esperan con tanta ilusión. Para ser escritor se necesita cierto grado de obsesión y de locura personal. Basta hablar con las esposas, hijos o amantes de algún escritor para comprender, y sólo a medias, lo que se siente vivir junto a uno de ellos.

Sentarse a diario frente a la PC, cuaderno o máquina de escribir y disfrutar del proceso, es algo que lleva tiempo y trabajo. He ahí la palabra clave: Trabajo.

Ante la pregunta “¿qué hacer para ser publicado?”, repregunto “¿qué hicieron para ser publicados?”, la respuesta suele ser siempre la misma: He enviado mi obra a mil editoriales y sólo obtengo rechazos, en el mejor de los casos (una respuesta es mejor que el silencio absoluto y la incertidumbre) o no obtuve contestación alguna. La segunda respuesta suele ser: Soy escritor, no vendedor, y no sé qué hacer para que me publiquen.

En primer lugar hay que tener claro lo siguiente: Así como escribir implicó horas y horas de trabajo metódico, de la misma manera, conseguir que un editor nos vea y publique implicará la misma o a veces una mayor cantidad de horas. ¿Por qué? La respuesta es sencilla: Porque, en primer lugar, debemos comprender que un editor tiene claro qué es lo que desea dentro de sus colecciones y qué no, por consiguiente, el escritor también debe tener muy claro qué es lo que ha escrito. Una manera de saber lo anterior, es a través de la síntesis. La persona que ha dedicado horas, meses e incluso años en una obra, debe ser capaz de explicar mediante una síntesis o sinopsis qué es o de qué trata su trabajo. ¿Cómo hacer esto? Simple, si no logra elaborar esa sinopsis, puede recurrir a los que la rodean y que además han leído su obra. Una visión externa puede ser, en más de una ocasión, de gran ayuda para que no se pierda en ese devaneo constante y para seleccionar las partes que, como escritora o escritor, debe definir como las más importantes de su libro.

Otra de las cosas que se deben tener en cuenta es que hay editoriales para todo tipo de temas: las hay desde aquellas que se interesan por publicar libros de recetas de cocina hasta las que apuestan por las novelas de corte existencialista, romántico, juvenil, de ficción, o las que están interesadas en ensayos, arte gráfico, etcétera.

Cada editorial se dedica a publicar un rubro limitado de géneros, por consiguiente, lo primero que debemos hacer es observar y tomar nota de cuáles son las editoriales a las que pueda interesar nuestra obra, ya que, de lo contrario, no se tomarán el tiempo ni el trabajo de leer el manuscrito si no está dentro de sus intereses.

El escritor debe tomarse el tiempo y el trabajo de realizar una investigación que hoy, con las herramientas informáticas, es sencilla de llevar a cabo, o ir a las librerías y ver en la contraportada de los libros en exhibición, cuáles novelas u obras son publicadas por quién.

Tampoco se trata de tomar el listado completo de sitios como escritores.org y enviar sin ton ni son la obra a todas las editoriales de la lista y con la leyenda de “A quién corresponda”. Se debe investigar quién es el editor o el director, el nombre, el correo electrónico o la dirección física si se desea enviar una carta por correo postal, no se emplea mucho tiempo y aporta un gran beneficio. Este trabajo lleva de uno a quince minutos aproximadamente, dependiendo de la habilidad de cada persona. Se debe personalizar y decir: mi libro es “esto”, está dirigido a tal editorial que se dedica a publicar “esto”  pues he visto en la librería que los que publican “esto” son ustedes y por eso me dirijo a usted ya que mi obra se ajusta a sus intereses.

Es necesario enviar una carta de presentación personalizada, una sinopsis y una breve biografía junto con la obra, y tener en cuenta que esa síntesis debe ser lo suficientemente sugerente y acertada, al menos con respecto a las colecciones que maneja la editorial, para que el editor se tome el trabajo de leer aunque sea las primeras páginas.

Los editores reciben de diez a cien manuscritos diarios, dependiendo el día y la época del año. Seleccionar es un trabajo arduo, y si la sinopsis es aburrida y poco sugerente, resulta en un paso que, más que para adelante, nos lleva hacia atrás.

Luego está la paciencia: algunas editoriales tardan en contestar menos que otras; por ejemplo, Jus, de la cual formo parte como editora, se toma noventa días para evaluar las obras que llegan. Muchas se descartan debido a que lo que recibimos no corresponde necesariamente a las colecciones que publicamos, pero otras se leen en su totalidad y se realiza un dictamen detallado de por qué sí o por qué no conviene publicarla. Enviar constantemente emails o llamar a los editores todas las semanas no ayuda tampoco al proceso.

Por supuesto que noventa por ciento de las respuestas serán no, ¿pero en qué profesión no sucede esto cuando se busca trabajo? Hay médicos que han estudiado veinte años de carrera y a la hora de tocar puertas, son pocas las que se abren. Debemos estar preparados para ello. Ofenderse, ofuscarse e insultar al editor, no ayuda en lo más mínimo. El manejo de la frustración es fundamental en la carrera de un escritor. Si ante la primera negativa, queman su obra, será el momento de pensar en otra cosa, pues tendrán muchas respuestas negativas.

Siempre les digo a los escritores ante esta pregunta, que se necesita sólo UNO que crea en el proyecto, UNO.

Ahora, puede suceder que encontremos a ese UNO y nos conteste ese SÍ tan anhelado, y luego de saltar, llorar y correr a contarle a todos la gran buena nueva, viene la segunda parte de nuestro trabajo: ¿Sabe si la editorial que los publicará es seria y hace las cosas como se deben? Pero ésta es otra cuestión que ya contestaré más adelante.

 

Mercedes Mayol

Redacción Jus

 

 

 

2 comentarios.

  1. Me ha encantado la explicación,me parece muy coherente, sencilla y directa.Un error humano muy comun es la impulsividad no vemos que la paciencia es una virtud muy positiva.
    Gracias por la ayuda,un saludo.

  2. Excelente y esclarecedor. Gracias.