Letras, Literatura, Opinión, Reseñas

Miguel de Cervantes, entre mar y tierra

José Manuel Navia

En una época de abuso del propio yo como motivo fotográfico y del diario personal como formato, seguir a Miguel de Cervantes supone mirar el mundo alimentados por su infinita curiosidad, su inteligencia y su honda humanidad. En Cervantes siempre queda un rincón donde refugiarnos, a resguardo de los vientos tan tempestuosos como fugaces que arrastran los fastos de cualquier centenario

más»

Ya no se puede comentar.